LA MARAVILLA DE LA PINTURA MODERNA

A continuación encontramos una exposición de obras modernas realizadas por diferentes artistas los cuales son clasificados según el movimiento al cual pertenecieron y representaron. Aquí podrá ver las diferencias entre los pensamientos y la forma de ser de cada movimiento ya que las pinturas al momento de realizarlas fueron totalmente guiadas por los ideales de cada uno de ellos. Los invito a que realicen este recorrido por la modernidad y su arte y visualicen las maravillosas obras que encontraran a continuación. Espero que esta exposición sea un espacio propicio para el enriquecimiento del conocimiento de este bello arte de la pintura para todos quienes la visitan.

 MODERNIDAD

ANDRÉ LHOTE  

Se sintió atraído por el cubismo, integrando la Section d'Or. Intentó adaptar el cubismo al clasicismo y obtuvo por ello la adhesión de gran número de aficionados que se espantaban con los cambios excesivamente radicales. pero en sus obras denota el más puro academicismo. En 1922 abrió una academia para difundir su pensamiento estético, ejerciendo de influyente pedagogo. Su obra teórica tuvo mucho peso en las décadas centrales del siglo XX. La ruptura con la estética clásica, el nuevo concepto de belleza y las nuevas formas de observar la naturaleza hizo que André Lhote se sintiese atraído por el nuevo lenguaje del movimiento cubista. Tras desarrollar un primer estilo bastante cercano al fauvismo, su obra en seguida se hizo reflejo de un característico lenguaje, cercano al cubismo sintético, que se hace expresión y vía de transmisión de la modernidad.

El 14 de Julio de Aviñon (1923)
 Andre Lhote

Sevilla (1922) Andre Lhote

Les Footballeurs/ Andre Lhote

ROMANTICISMO

       El Romanticismo es el primer arte específico del S. XIX después del triunfo de la burguesía en la Revolución liberal pero más que un estilo artístico es una mentalidad cuyos rasgos característicos son un fuerte sentimiento individualista y una clara rebeldía con exaltación de la sensibilidad frente a la razón neoclásica 

CASPAR DAVID FRIEDRICH

Fue el principal representante de la pintura romántica. Como es característico de la pintura romántica, Friedrich pintó sobre todo oleos sobre lienzo.. En alguna ocasión utilizó el formato del retablo y empleó el oro, a la manera de los artistas medievales. inicialmente se dedicó a hacer dibujos a la pluma, con tinta china y acuarela. A partir de 1800 comenzó a utilizar preferentemente la tinta de color sepia. Perteneció a la primera generación de artistas libres, que no pintaban por encargo, sino que creaban por sí mismos para un mercado libre de galerías.

El caminante sobre el mar de nubes (1817-1818)

Abadia en el robledal, 1809

Mujer asomada a la ventana, 1822, cuadro para el que toma como modelo a su mujer, Caroline Bommer

CARL SPITZWEG

 Carl comenzó a pintar después de una enfermedad en forma autodidacta, copiando los trabajos de los maestros flamencos. Sus primeras obras propias fueron contribuciones a revistas satíricas. Sus últimas obras son casi todas retratos humorísticos y excéntricos.

En las obras de este autor destaca el costumbrismo, tan característico del movimiento romántico, y el detalle documental y anecdótico que recuerda ciertos aspectos de la pintura holandesa del siglo XVII.

El ratón de Biblioteca, de Carl Spitzweg, 1850

 PHILIPP OTTO RUNGE

 fue un pintor y dibujante romántico alemán. Aunque comenzó tarde su carrera y murió joven, se le considera el más destacado de los pintores románticos alemanes, después de Friedrich. En sus obras intentó expresar nociones de la armonía del universo a través del simbolismo del color, la forma y los números. También escribió poesía y con esta finalidad planeó una serie de cuatro pinturas tituladas Las Horas del Día, pensados para verse en un edificio especial y con acompañamiento de música y poesía.

 Los niños Hunselbeck, óleo sobre lienzo, 1805-1810

La familia del artista, 1806

JOHANN HEINRICH FÜSSLI

En sus imágenes confluyen corrientes que provienen de las tradiciones clasicista y manierista con otras que son específicas de la pintura inglesa y nórdica, reflejando una concepción de lo sublime que se manifiesta en el arte y la literatura inglesas del siglo XVIII. En su estancia en Italia alcanza su estilo definitivo, basado en el manierismo; aporta rasgos clasicistas, pero más dramáticos que los de sus contemporáneos.

Juramento en el Rütli.

la pesadilla

POST-ROMANTICISMO

REALISMO

THÉODORE ROUSSEAU

Los cuadros de Rousseau tienen siempre un carácter serio, con un aire de exquisita melancolía que es poderosamente atractiva para el amante de los paisajes. Están bien definidos cuando son cuadros completos, pero Rousseau tardaba tanto en pintar sus temas que sus obras absolutamente completas son relativamente pocas. Dejó muchos lienzos con partes de la pintura sin acabar; también hizo bastantes bocetos y algunas acuarelas.

Otoño (Museo de Bellas Artes, Reims), de Théodore Rousseau, creador de la Escuela de Barbizon, armoniza un dibujo vigoroso y una técnica minuciosa que le permite precisar hasta el mínimo detalle de la naturaleza logrando una atmósfera poética no exenta de melancólico dramatismo. De este modo, los de Barbizon se rebelan contra las estructuras opresivas del academicismo imperante.

Mercado en Normandía, h. 1845-1848, óleo sobre lienzo, 29 × 38 cm, museo del Hermitage, San Petersburgo.

GUSTAVE COURBET

 En un primer momento, pinta el paisaje, especialmente los bosques de   Fontainebleau y retratos, con algunos rasgos románticos. Pero a partir de 1849 es decididamente realista. Courbet es de hecho el fundador del realismo y se le atribuye la invención de dicho término. Escoge temas y personajes de la realidad cotidiana, sin caer en el pintoresquismo o folclorismo decorativo. Su técnica es rigurosa con el pincel, con el pincel plano y con la espátula, pero su mayor innovación es la elección de temas costumbristas como motivos dignos de los grandes formatos, que hasta entonces se reservaban a temas elevados: religiosos, históricos, mitológicos y retratos de las clases altas.

El estudio, detalle, 1855

Entierro en Ornans, 1850

Proudhon y sus hijos, 1865

 J.F. MILLET.

 Fue un pintor realista y uno de los fundadores de la Escuela de Barbizon en la  Francia rural. Se destaca por sus escenas de campesinos y granjeros. Millet, poseía un profundo sentido de la naturaleza la interpretaba (más que reflejarla sin más) comprendiendo las voces de la tierra, los árboles o los senderos. Millet afirmaba sentir en la naturaleza más de lo que los sentidos le daban.

 

J.F. MILLET, camino al trabajo

Los gavilladores  de Jean-Françoise Millet. Millet, hijo de campesinos pobres y campesino él mismo. Unido al grupo de Barbizon, Millet se distinguió también como paisajista, pero en sus paisajes no olvidaba nunca a los campesinos, callados, humildes, cabizbajos y pesimistas, aunque redimidos por el trabajo

Las espigadoras (Museo de Orsay de París).

IMPRESIONISMO

CLAUDE MONET

En su obra el factor dominante es un claro esfuerzo por incorporar el nuevo modo de visión, sobre todo el carácter de la luz, mientras que la composición de grandes masas y superficies sirve únicamente para establecer cierta coherencia. El placer parece la cualidad más evidente de su obra, el placer inmediato y ardiente que produce en él la pintura. Nunca se dejó agobiar por problemas de estilo y llegó a decir que el objeto de un cuadro consiste simplemente en decorar una pared y que por eso era importante que los colores fueran agradables por sí mismos. De todos los impresionistas, Monet fue el que con más énfasis practicó el pleinerismo, es decir la práctica de la pintura al plein-air (en francés: 'aire pleno, total' y también - y ese es el significado que aquí más nos importa-: AIRE LIBRE). La pintura al aire libre.

C. Monet, Nenúfares, 1916-1923

 C. Monet, La Grenouillère, 1869, óleo sobre lienzo, Metropolitan Museum of Art.

 CLAUDIA XIMENA COLMENARES MANTILLA
U00015632